Ventajas de usar flores artificiales en lugar de flores reales:

Durabilidad: las flores artificiales conservan su belleza indefinidamente, a diferencia de las flores reales que se marchitan y perecen. No se ven afectados por los cambios de estación, lo que garantiza una exhibición constante de esplendor floral.
Bajo mantenimiento: las flores artificiales requieren un mantenimiento mínimo. No requieren riego, luz solar o poda. Esto los hace ideales para aquellos con estilos de vida ocupados o que carecen de un pulgar verde.
Apto para alérgicos: las flores artificiales no liberan polen ni atraen plagas, lo que las convierte en una excelente opción para las personas alérgicas o asmáticas.
Versatilidad: las flores artificiales ofrecen una amplia gama de especies, colores y tamaños, brindando infinitas posibilidades de diseño. Se les puede dar forma y arreglar fácilmente para crear hermosos ramos, centros de mesa o accesorios decorativos.
Rentable: si bien las flores artificiales de alta calidad pueden tener un costo inicial, se pueden reutilizar en múltiples ocasiones, lo que ahorra dinero a largo plazo en comparación con la compra repetida de flores frescas.